Hallan montañas y cañones bajo el hielo de la Antártida

Un grupo de científicos, investigadores del PolarGAP, ha descubierto cadenas montañosas y cañones cerca del Polo Sur, bajo el hielo del oeste de la Antártida. Estos hallazgos han sido posibles gracias a un radar capaz de atravesar el hielo con el que estaban equipados los aviones con los que se llevó a cabo la investigación.

Los resultados están publicados en la revista Geophysical Research Letters. El PolarGAP es un proyecto internacional financiado por la Agencia Espacial Europea para el estudio de la geología y geofísica del Polo Sur, en el que se enmarcan estos hallazgos. 

La doctora Kate Winter, investigadora de la Universidad de Northumbria, en el Reino Unido,  y principal autora del artículo, declaró a NBC News MACH: “Esperábamos encontrar relieve subglacial, pero el tamaño nos sorprendió”.

Destaca, sobre todo, la amplitud de los cañones. El más grande, llamado Foundation Trough, abarca más de 20 millas de ancho y 215 de largo, aproximadamente la distancia entre Washington D.C.  y Nueva York. Le siguen el Patuxent Trough, que recorre unas 180 millas, y el Offset Rift Basin, de 90.

Este descubrimiento es de gran importancia, ya que la existencia de estos accidentes geográficos bajo la superficie puede inferir en el medio ambiente de manera significativa.

El calentamiento global puede provocar el deshielo de los polos, y los cañones podrían acelerar la velocidad a la que fluiría el hielo derretido desde el centro de la Antártida hacia otros puntos de los océanos.

Este fenómeno conllevaría el incremento del nivel del mar y provocaría la inundación de zonas costeras de todo el mundo. “Al mapear estos profundos valles y cadenas montañosas, hemos encontrado una pieza clave del rompecabezas para comprender fenómenos pasados y cómo puede responder la capa de hielo a los cambios futuros”, ha explicado Fausto Ferraccioli, investigador principal del PolarGAP.

“Nuestros datos permitirán nuevas investigaciones sobre los proceoss geológicos que crearon las montañas y las cuencas antes de que naciera la capa de hielo”, agregó.

Los hallazgos también sorprendieron al doctor Robin Bell, glaciólogo del Observatorio Terrestre Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, quien afirmó a NBC News MACH que “es sorprendente que haya partes de nuestro planeta de los que ni siquiera conozcamos la topografía”.

Los datos aportados tras estas investigaciones son fundamentales para el estudio del nivel del mar en el pasado y las predicciones de futuro. Además siempre ha habido escasez de datos relacionados con el Polo Sur, ya que muy pocos satélites sobrevuelan la zona.

Redacción: 60Segundos

Fuente: 20minutos.es